Prensa

Artículo aparecido en el diario La Capital de la ciudad de Mar del plata el 1º de Diciembre de 2013.Articulo_La_Capital

Artículo de Cecile Mendez Catoi aparecido en CORRIENTE IMPERFECTA el 17 de octubre de 2013.

España 1775. Ahí hay una puerta de madera pesada color verde agua, doble solapa, con marcos tallados y picaporte acorde. Una voz masculina me habló desde un portero eléctrico, me anuncié y se abrió la puerta. Subí un piso por escalera observando todo lo que me rodeaba. “Que lindo lugar”, dije antes de saludar. “Es una casa muy antigua, del 1909”, me respondió él. Ni idea tenía que me estaba presentando ante semejante talento de pelo largo y mirada profunda.

Llegué a esa casa a través de un amigo que, por suerte pero no casualidad, me contó de la muestra de fotografía que se exponía en el lugar y de la cual formaba parte. Él encendió todas las luces de los ambientes y me acompañó en un pequeño recorrido. La vieja construcción es una escuela de fotografía y él es docente de la institución.

Esteban Ferreyro es el creador de El cuerpo resiste, la serie de 12 fotos que lograron hipnotizarme. Sin lugar a dudas fue de lo mejor que vi a nivel fotográfico en los últimos tiempos, considérese meses. Entendí que se puede decir un montón con muy poco: un torso desnudo y unos litros de agua. Cuerpos sumergidos que mutan su forma a través del movimiento de la materia, respiración transformada en burbujas, expresiones definidas de rostros indefinidos.

Él me explicó que Ferreyro había sacado todas esas fotos de una sola captura, lo que significa que las imágenes estaban intactas y no habían pasado por ningún quirófano del tipo photoshop. Me habló también del trabajo de años que le había llevado realizar la serie. Me contó sobre la búsqueda y la transformación del proyecto. No lo conozco pero intuyo que a Ferreyro le debe brillar la creatividad.

Y como si todo eso hubiera sido poco, había aún más: las imágenes estaban acompañadas por textos de Federico Giorgini que, a mi juicio, plasmaban en palabras el contenido visual. Mientras leía sentía una semejanza con lo que había captado el fotógrafo: me sumergí en la imagen. Comprendí entonces que se trataba de fotos sinceras, que no solo podía observar de cerca y con detenimiento, descubrir cada uno de sus detalles, interpretarlas, sino que, también, me invitaban a formar parte. Sentí en mi propio cuerpo lo que con otro ajeno se representó.

Impactada por tanto material emprendí la retirada. Antes de irme le pregunte a él como se llamaba: “Julián”, respondió. Y ahí entendí todo, no se trataba solamente de un hombre de pelo largo y mirada profunda. Era Julián Rodríguez, y esa casa antigua era Taller de Fotografía, la escuela privada de fotografía más antigua de la ciudad.

Julián es fotógrafo profesional, fotoperiodista, columnista de medios gráficos y radiales, apasionado de su vocación, reconocedor de talentos, maestro de los maestros, amigo y ex profesor de Esteban Ferreyro.

Por suerte, pero no casualidad, conocí todo este talento junto. Lo mejor es que viven en Mar del Plata. Recomiendo que vean en vivo la muestra de Esteban Ferreyro. Recomiendo que lean a Federico Giorgini. Recomiendo la escuela de Julián Rodríguez y recomiendo que hablen con él, detrás del pelo largo y la mirada profunda hay un gran observador que tiene infinitas historias para contar.